Tips para bañar a tu gato

Los baños constantes de las mascotas son fundamentales para su bienestar, así que te damos algunos consejos para bañar a tu gato.

Aunque los gatos suelen ser muy limpios, porque pasan la mayor parte del día acicalándose, a veces, necesitan un buen baño que los ayuden a eliminar la suciedad de su piel.


Sabemos que los gatos le huyen al agua, pero debes seguir ciertas recomendaciones para hacer de su baño un momento tranquilo y no traumático.

Ver más: CÓMO LIMPIARLE LAS OREJAS A TU GATO

Antes de comenzar el baño

Uno de los consejos para bañar a tu gato, es elegir un lugar adecuado. Aunque los gatos son pequeños y cualquier lugar pareciera que se presta para su baño, lo mejor es elegir un sitio donde tu gato no se sienta nervioso y le pegue sol para que no sienta tanto frío.

Si puedes elegir un lugar para su baño al aire abierto es lo ideal, pero toma en cuenta algunas cosas que debes tener a mano: shampoo, guantes de jardinería, cepillo y toallas.

Agua tibia

Los gatos no les gustan los baños, así que debes calentar un poco de agua y mezclarla con fría para obtener una temperatura tibia. También puedes clocar un balde de agua expuesta al sol para que tenga una temperatura que los gatos puedan soportar.


Horas del baño

Es preferible bañar a tu mascota en horas que haya suficiente sol, para que no sienta tanto frío y así pueda secarse un poco al exponerlo al sol. Una vez al mes es recomendable que sea su baño.

¿Cómo bañar al gato?

1. Prepara todo lo que necesitas: el balde con agua, shampoo, el cepillo y las toallas.

2. Usa los aguantes de jardinería, con este implemento evitaras que te arañe o te muerda. También será una gran ayuda para que puedas dominar a tu gato.

3. Toma a tu mascota con la mano derecha por su lomo, procura que tu gato este echado. La idea es que tu mascota la puedas dominar y no que intente huir. Si puedes pedirle ayuda algún familiar que esté familiarizado con tu mascota.

4. Empieza echando agua tibia por su lomo, poquito a poco. No se la eches de golpe, la idea es que se vaya familiarizando y a la vez echa un poquito de shampoo hasta lograr espuma.

5. Sigue el mismo procedimiento por la pare baja, por sus patas traseras y delanteras. Echa agua y shampoo, pero no sueltes a tu gato, trata que este echado y de ser necesario pide ayuda para que agarren su parte trasera.

6. Ejerce un poquito de presión, pero no fuerte porque puedes lastimarlo. Tu gato intentará zafarse de tus manos, te aruñará, morderá y hará toda la fuerza posible para liberarse con sus patas traseras. El baño debe ser rápido y de manera tranquila, háblale y no le eches agua en la cara con esto sólo harás que se desesperé.

7. Una vez que hayas echado agua y champú por todo su cuerpo- excepto la cara- masajea muy bien con una mano y se rápida.

8. Retira el champú con agua poco a poco, una vez eliminada la espuma usa el peine para eliminar los excesos de pelo y agua.

9. Puedes lavar su cara con un pañito, por último una vez escurrido tu gato envolverlo en una toalla seca. Así ayudarás a que se seque más rápido su pelo.

10. Seguro tu gato después de finalizar el baño querrá huir y esconderse debajo de cualquier mueble. Pero puedes dejarlo en un lugar limpio y seco donde le pegue sol para que se eche y así su pelaje se seque rápido.

Escrito por
Más de Equipo Eme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *